El virus aún está entre nosotros

Cuba, su gobierno, sus científicos y su pueblo están poniendo todo el empeño por borrar la presencia de la Covid19 en nuestra Isla, un propósito que liderado por una coherente y acertada estrategia da sus frutos.

Es de regocijarse cuando los índices de la pandemia en el país se reducen y no tenemos que llorar pérdidas de vidas humanas, la nota más dolorosa de la enfermedad.

Es por ello que la mayoría de las provincias cubanas han pasado a la segunda fase de la etapa post-covid, pero ello no quiere decir que el peligro haya desaparecido, el virus aún está entre nosotros, continúa en Cuba.

No en balde por ejemplo, en la última jornada se hicieron 2 mil 978 pruebas PCR y el resultado fue de dos positivos.

Eso quiere decir que las medidas de prevención establecidas por las autoridades hay que cumplirlas.

En espacio televisivo granmense de hoy la doctora Kenia González Medina, jefa de atención medica de la dirección provincial de Salud en Granma destacaba la estable situación epidemiológica en el territorio y que desde hace dos meses la provincia no presenta casos positivos.

También informó que se mantienen en vigilancia 23 pacientes procedentes del exterior y cinco pacientes en el centro de sospechosos, porque han tenido vínculos con otras provincias o han viajado a otros territorios.

La alerta está planteada lo cual quiere decir que, como cada jornada nos indica el doctor Duran, hay que velar por mantener las medidas de nasobuco, distanciamiento e higiene, pues un elevado por ciento de los enfermos de Covid19 en Cuba se han caracterizado por no tener síntomas al momento de su detección.

La responsabilidad es individual, emplear los medios de protección más que una obligación, un deber.

Quizás los más jóvenes que hoy salen a la calle a cara descubierta no piensan que pueden encontrarse con ese asintomático que les pudiera cambiar la vida, y no a ellos directamente, pero si a los que en Casa son los más frágiles en esta cadena y accidentalmente pudieran quedar contagiados.

Lo cierto es que nuestra provincia de Granma que ha tenido el privilegio de que, con una política y organización impecables, el desvelo de las autoridades, la ejemplaridad de sus profesionales de la salud y el actuar de su pueblo, contener la presencia de la pandemia, ahora cuando estamos saliendo, no nos podemos dar el mal lujo de retroceder, ante conceptos equivocados de que el virus, ya se fue.

Lo dispuesto, nasobuco, distanciamiento e higiene, tienen que primar, y lo establecido ha de cumplirse, hay que ver en el mundo que el relajamiento de las medidas han dejado nefastas consecuencias.

No somos seres superiores, somos humanos y susceptibles a la epidemia solo, y hay que ser sumamente responsables y por un sábado nocturno de diversión o un domingo de festejo, no podemos echar por tierra tanto esfuerzo, tanto desvelo, tantos gastos, tantas horas de trabajo y de tanta gente que se han sacrificado y se sacrifican para que los demás disfruten de salud.

El coronavirus aún está en Cuba y puede venir envuelto en una sonrisa un estornudo un apretón de manos…En la calle, pero con el máximo de precaución.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*