Brasil tiene el gobierno más desmoralizado del mundo, afirma Lula

Brasilia-. El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva consideró hoy que Brasil tiene el gobierno más desmoralizado del mundo que, de seguir con su conducta ante la Covid-19, se llorará la muerte de miles de personas que podrían salvarse.

‘Brasil tiene hoy el gobierno más desmoralizado del planeta Tierra. ¿Quién querrá invertir aquí? Necesitamos tener una conversación muy seria sobre las direcciones de este país’, afirmó el fundador del Partido de los Trabajadores durante una entrevista con el gobernador del estado de Maranhão (nordeste), Flávio Dino.

Estimó que cuando llegó la pandemia de Covid-19, el Gobierno de Jair Bolsonaro debió reunir a los gobernadores y expertos para establecer una estrategia contra la enfermedad que mató, hasta el momento, a más de 58 mil personas en el gigante suramericano.

‘El papel del gobierno no es hacer discursos o fake news (noticias falsas), es organizar la sociedad, como un maestro. A Bolsonaro no le tiene que gustar Doria (Joao, gobernador de Sao Paulo), Camilo (Santana, gobernador de Ceará), tiene que gobernar Brasil, y respetar como quiere ser respetado’, señaló.

Precisó que ‘si hay una lección que hemos aprendido del coronavirus, es que tenemos gobernadores humanos. Lo que hicieron es mucho más que lo hecho por el Gobierno federal. Bolsonaro muestra signos de desesperación por este país, no sé cómo vamos a llegar al 2022. Espero que no sea necesario’, apuntó Lula.

Confesó que rezaba para que la pandemia terminara pronto y se establezcan estrategias. De esta forma recuperar la credibilidad y, en consecuencia, las inversiones para el país.

El exdirigente obrero también criticó la elección de nombres para ocupar los ministerios de Educación y Salud, así como el titular de Economía, Paulo Guedes, quien tiene el modelo del extinto exdictador chileno Augusto Pinochet ‘grabado en su cabeza y no sale’.

Consideró que Guedes ‘es un ciudadano con un solo pensamiento (…) Piensa que el Estado no vale nada’, refirió.

Para el expresidente, el Gobierno de Bolsonaro debería poner dinero a disposición de los microempresarios que, según dijo, ‘se quebrarán’ sin ayuda. Los pobres no pueden quedarse en casa porque tienen que ganarse ‘el pan de cada día’, subrayó.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*