Integración, antídoto contra la Covid-19

La Habana-. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) una mayor integración regional es la única manera para salir de la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19 en el área.

Así lo manifestó su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena, durante su participación en la Conferencia de Alto Nivel Sobre Economía, Finanzas y Comercio en el Marco de la Covid-19 efectuada hace pocos días y convocada por la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América-Tratado de Comercio de los Pueblos (AlBA-TCP) .

De acuerdo con la funcionaria, en un momento de la debilidad del multilateralismo, con auge del proteccionismo y menor cooperación internacional, urge lograr una mayor conexión entre los países y mencionó el ejemplo que da Cuba con su aporte de médicos al mundo.

‘La actual crisis requiere ese tipo de soluciones. Un multilateralismo mejorado y mayor cooperación son claves para superar el impacto social y económico de la pandemia’, sentenció.

Consideró que este es el momento de impulsar nuevos sectores estratégicos, una mayor integración productiva y de implementación de políticas universales, redistributivas y solidarias.

La Cepal no es el único organismo que apela a una mayor unión entre países para hacer frente a la terrible crisis socio-económica que la pandemia deja tras de sí y en pos del fortalecimiento de alianzas regionales, productivas, sociales y económicas que permitan una mejor resiliencia a los choques externos.

En una artículo reciente de Richard Kozul-Wright, director de estrategias de globalización de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Untad), se ilustran las bondades que podrían nacer de la cooperación Sur-Sur.

A juicio del entendido, los acuerdos entre estados sureños pueden proporcionar un plan para el tipo de coordinación y cooperación internacional necesaria para una mejor recuperación en relación a crisis anteriores.

Reveló, igualmente, que una agenda de colaboración entre estas naciones debe ser construida alrededor de tres objetivos generales: ampliación de los recursos financieros; mejoramiento del espacio de políticas; y la construcción de resiliencia.

También, manifestó que la Unctad prevé que una reducción prudente de las proporciones de capital a préstamo por parte de los bancos de desarrollo subregionales, en América Latina y el Caribe, Asia y África, lograría una ampliación de sus carteras de préstamos en casi 25 mil millones de dólares.

Los países del sur también podrían utilizar los fondos existentes para expandir la liquidez que tanto necesitan, añadió.

El grupo Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), por ejemplo, podría extender su Acuerdo de Reserva Contingente de 100 mil millones de dólares a otros países en desarrollo que enfrentan una grave escasez de liquidez, y utilizar sus grandes reservas extranjeras para expandir sustancialmente el fondo, refirió.

Los acuerdos comerciales Sur-Sur, especialmente a nivel regional, pueden proporcionar mercados diversificados para aprovechar las oportunidades de exportación, añadió, al tiempo que consideró que la necesidad de encontrar soluciones para la Covid-19 abre una ventana de iniciativas de cooperación entre estas naciones en materia de salud.

Durante la más reciente de las reuniones del Grupo de Contacto de Movimiento de Países no Alineados (Mnoal), que convocó a representantes de al menos 15 estados de los grupos regionales y de varias organizaciones de Naciones Unidas, no faltaron tampoco los llamados a una mayor integración para superar la crisis.

Así, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, consideró que ningún país independientemente de su tamaño o recursos puede gestionar la Covid-19 por sí solo y que una alianza estrecha entre naciones resulta esencial para la coordinación y financiación de la respuesta ante la emergencia.

En este mismo foro, otra voz, la del presidente de la Comisión de la Unión Africana, Mousa Faki Mahamat, remarcó que la enfermedad requiere un manejo internacional y más ayuda multilateral.

Frente a un escenario inédito para la mayoría de los mortales que hoy habitan el planeta, el camino correcto para minimizar los riesgos de una pandemia hasta hoy indetenible parece provenir, entonces, de un firme apretón de manos.

Esto deviene a fin de cuentas en estrategia infalible pues no existe duda de que, en situaciones adversas, la unión resulta ser el antídoto más eficaz.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*