Iniciativa y conocimiento en beneficio de la industria en Granma

Por Elizabeth Reyes Tases -.


Bayamo-. El aporte del movimiento de innovadores resulta esencial para la Empresa Cárnica de la provincia de Granma, afectada por la obsolescencia tecnológica y el impacto del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba.

Con más de 23 años de experiencia y consagración al trabajo, en esa tropa de avanzada sobresale el ejemplo del tornero Jorge Luis Espinosa Reyes, quien asegura que conocimientos e iniciativa le permiten enfrentar cualquier dificultad.

Nunca hemos encontrado un obstáculo insalvable, pues sin tener en cuenta horarios, sea de madrugada o recibiendo de pie el amanecer del siguiente día, trabajamos hasta lograr la solución, declaró a la Agencia Cubana de Noticias.

Prácticamente a todos los equipos de la industria -dijo- se le han hecho adaptaciones o innovaciones, con la previsión de saber cuáles son los aditamentos que más roturas sufren y tener piezas de repuesto elaboradas de antemano.

Así han solventado problemas con las paletas de la embutidora de carne o el eje y el reductor del molino, equipo este último que ya supera una década en explotación.

Otra inventiva que le genera satisfacción y evita gastos al país por concepto de importaciones es mantener en funcionamiento la máquina para limpiar tripas de cerdo y res, materia prima con destino a la producción de distintos tipos de embutidos.

Valoraciones y consenso en equipo definen las acciones a realizar, pues una industria como esta puede detenerse por un tornillo, precisó el tornero.

Subrayó que torno y herramientas mecánicas son igualmente indispensables para la plomería y el mantenimiento del parque automotor del centro.

Graduado de soldadura en la escuela técnica General Luis Ángel Milanés, de Bayamo, Espinosa Reyes tiene 62 años de edad y está calificado, además, como profesor de Educación Laboral y Dibujo.

Dicho perfil y su destreza en el taller le han permitido ser tutor de muchos alumnos del propio centro donde él estudió, y también del politécnico Juan Vitalio Acuña, que vienen a la entidad a cumplir períodos de prácticas laborales.

Junto al uso de la harina de arroz y una gran capacidad de industrialización de todas las materias primas, incluida la sangre, el movimiento de innovadores y la estabilidad de la fuerza de trabajo constituyen fortalezas de la Empresa Cárnica Granma, resaltó su director general, Roger Fernández Bodaño.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*