Madelaine y Michel: juntos en el amor y en la producción (+ fotos)

El amor y la responsabilidad, unidos al esfuerzo cotidiano, es el principio por el que se rige la destacada productora Madelaine Liranzo Garlobo, una Mariana de estos tiempos quien, junto a su esposo Michel Heredia Aguilar, ha logrado desarrollar la finca integral El Progreso, perteneciente a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Tomás Díaz, en el municipio de Jiguaní, en la provincia de Granma.

Ellos residen a un kilómetro de distancia de la comunidad de Santa Rita, a donde llegaron hace 11 años procedentes de otra finquita, que les había quedado chiquita, en la cabecera municipal.

“Al llegar aquí, las cosas estaban complejas, esto era marabú y un relieve pantanoso que había que transformar para construir las bienhechurías para nuestra residencia y la infraestructura para la crianza de animales y la siembra”, ponderó Michel al referirse al inicio en esta nueva posesión.

“Ya hoy es algo diferente, tenemos nuestra vivienda con un buen confort, una amplia cochiquera, los campos de siembra, que fundamentalmente los dedicamos a plantar yuca, por su resistencia a las etapa de sequía y su nivel nutritivo para los animales y de esta manera garantizamos un alto porciento de alimentos para los cerdos, porque el porcino sólo nos tributa un reducido nivel de comida animal”, explica Heredia Aguilar.

Heredia Aguilar, no admite que hablen primero de él, pues El Progreso ha sido el resultado de la unidad entre ambos: juntos en la vida, el amor y en la producción, desde la niñez cuando iniciaron sus amoríos en las zonas montañosas de Santiago de Cuba.

El objetivo supremo actual

“Aquí actualmente realizamos un reto productivo”, dijo Madelaine.

“Yo diría una proeza, enfatizó Michel, porque tener la osadía de cebar en estos momentos 800 puercos, es meta para pensar”.

No obstante, ellos miran este emprendimiento “más allá del convenio y la adquisición monetaria, aunque es importante”.

“Lo apreciamos como un compromiso con la Revolución y con el pueblo, que tanto lo necesita actualmente, porque la carne de puerco en la mesa de los cubanos es tradición y cultura”, asegura Madelaine.

Lo más complejo de todo es garantizar el alimento para los animales y para esto están ampliando las áreas de siembra de yuca y otros cultivos, así como realizan la gestiones para crecer en el área de siembra, solución que estudia la dirección de la agricultura para proporcionarles otros terrenos, que estén cerca de este.
“Pensamos salir adelante con la ceba de estos 800 puercos, una de las tareas más difíciles que hemos enfrentado, condicionado por la situación epidemiológica actual”, dice Michel.

Sin descanso en tiempos de la Covid-19

En estos últimos meses no ha existido el descanso, por el contrario todo trabajo se ha multiplicado porque los compromisos son mayores, no sólo en la producción porcina, sino también en los frutales, en el café, los cítricos, la crianza de aves y ovinos porque esta es una finca integral.

En tal sentido, Madeleine y Michel trabajan para potenciar todas las producciones “porque cuando se quiere se puede”, un compromiso que asume cada día esta pareja.

Otra meta trazada en El Progreso es iniciar la crianza de puercos de capa oscura o cerdos criollos, como también se les nombra y para esto ya preparan el área donde desarrollarán la nueva iniciativa.

“Estamos pensando en la extensión de las áreas, que también será fuente de empleos para nuestros vecinos, unas 15 viviendas, que algunos de sus moradores laboran con nosotros a los cuales atendemos con cariño y amistad”, enfatizó Michel.

Otro éxito significativo

Madelaine es miembro del Comité nacional de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), y además se enorgullece de ser cederista y anapista destacada.

Como toda mujer es amante de las plantas ornamentales, medicinales y otras, por eso motivo dedica tiempo y empeño para convertir su patio en un maravilloso jardín, en el que entre otras plantas cultiva la begonia, suculantas, cactus, crotos, rosas…

Por cumplir todos los requisitos su patio recibió la condición de 60 Aniversario de la FMC, haciendo Revolución sobre la marcha, distinción otorgada en su propia casa con la presencia de la máxima dirección de este organismo en la provincia y en el municipio de Jiguaní, sus trabajadores y federadas vecinas.

Una pareja digna de imitar

La pareja de Madelaine y Michel es un referente para nuestra sociedad en los momentos que vivimos. Cultivan y fertilizan su amor y al mismo tiempo la tierra, que ya la han convertido en la primera fuente de obtención de alimentos y riquezas para su familia y el pueblo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*