La Covid-19 y los retos para el desarrollo humano

Autoridades sanitarias del territorio realizan labores de pesquisaje en los consejos populares bajo vigilancia epidemiológica reforzada, en Camagüey, el 14 de abril de 2020.ACN FOTO/Rodolfo BLANCO CUÉ/sdl
ACN FOTO / Rodolfo BLANCO CUÉ 

La Habana-. Todos los años el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publica un índice que tiene en cuenta tres variables por país: vida larga y saludable, conocimientos y nivel de vida digno, de manera que se pueda medir el nivel de desarrollo de los territorios.
En tiempos de COVID-19, el PNUD ha decidido crear dos herramientas donde se correlacionan todos los indicadores de su Índice de Desarrollo Humano (IDH), la primera para determinar quiénes están más preparados y la otra cuáles naciones resultan más vulnerables para enfrentar la epidemia.

Basados en que la enfermedad afecta no solo la salud de las personas, sino también está dañando las dimensiones sociales y económicas del desarrollo en maneras sin precedente, esta exploración preliminar pretende organizar a las naciones en la medida en que las vulnerabilidades puedan quedar expuestas, a la vez que se puedan aprovechar sus potencialidades.

Para evaluar la preparación de los países, se dividieron los indicadores en tres grupos que reúnen datos sobre el Desarrollo Humano, el sistema de salud y la Conectividad en cada caso.

Dentro de Desarrollo Humano se consideran tres variables: el índice de Desarrollo Humano, el índice ajustado de Desigualdad, y el porciento de desigualdad, todos correspondientes a la última fecha reportada: 2018.

En el sistema de salud se consideraron las tasas de médicos, de enfermeras y camas de hospitales por cada 10 mil habitantes, así como los gastos que cada estado destina de su PIB a la salud.

Mientras, para evaluar la conectividad se tuvo en cuenta el porciento de personas suscritas a la telefonía móvil así como el porciento de acceso al ancho de banda, estos dos datos correspondientes al período 2017-2018.

En el análisis reciente sobre la preparación de los países ante la COVID-19, Cuba muestra saldos positivos en casi todas las esferas.

La Isla ocupa el lugar 72 en el Ranking del Índice de Desarrollo Humano del PNUD, de un total de 189, destacando su alta esperanza de vida (cercana a los 80 años) y sus bajas tasas de mortalidad infantil, así como el acceso a la educación y la salud.

También el sistema de salud se muestra saludable en la aproximación del PNUD, ya que el país ostenta uno de los números más altos de médicos y profesionales de la salud por habitante, así como la cantidad de camas es alta y el porciento del presupuesto estatal destinado a la salud es del 12.2 %, es el segundo más alto de la lista, solo superado por los Estados Unidos.

Los datos muestran que a pesar de los esfuerzos gubernamentales a la Isla todavía le queda un camino por recorrer en lo que respecta a la conectividad. A pesar de ello durante el enfrentamiento a la COVID-19 en la nación caribeña se le dio continuidad a la ampliación de los servicios de telecomunicaciones y de la televisión digital; el uso de los sistemas de teletrabajo y de videoconferencias; así como los servicios de gobierno y comercio electrónico, esenciales para la sociedad.

El segundo estudio del PNUD que analiza las vulnerabilidades de cada nación divide los indicadores en dos grupos: uno que analiza la pobreza y otro que se acerca a las vulnerabilidades económicas.

En estas estadísticas se ofrece información del porcentaje de Pobreza de la población, así como los indicadores de población vulnerable a la pobreza, la línea de pobreza nacional y la cantidad de personas que viven por debajo de esta línea, la cantidad de trabajadores de estos grupos (personas con bajos ingresos) y la población sin protección social.

Además se tienen en cuenta lo que representan las remesas para la economía nacional, el presupuesto destinado al desarrollo de la asistencia social y el porcentaje que representa para el PIB los ingresos generados por el turismo.

Si bien de Cuba no aparecen todos los datos los que se reflejan indican que hay una protección a los trabajadores y las personas vulnerables avalado por el alto porcentaje de presupuesto dedicado a la asistencia social.

A pesar de que no aparecen en el informe, se sabe que la economía nacional se verá afectada, pues el turismo es uno de las principales actividades económicas del país y se ha visto impactado por la crisis sanitaria.

También las remesas, si bien no están contabilizadas porque en Cuba solo se reciben a título personal debido al bloqueo, son parte de la economía, no a nivel nacional pero si con peso en la sociedad, ya que las personas verán afectados sus ingresos domésticos.

Como en todo el mundo, los servicios han sido detenidos total o parcialmente, entre ellos los mas afectados han sido el transporte así como los relacionados con la venta y distribución de alimentos y los intercambios internacionales han quedado en su mayoría restringidos al canje de productos de primera necesidad, por lo que algunos pilares de la economía cubana, como el tabaco, podrán afectarse a la larga.

Además, debido al bloqueo y a otros factores asociados a la pandemia, la Isla tiene dificultades para el acceso a fuentes de financiamiento y al crédito externo, por lo que la dirección del país ha llamado a responder con una estrategia organizada para enfrentar esta pandemia con el menor costo económico posible.

En resumen, Cuba estaba preparada para la pandemia, sin embargo, su economía no escapa a las vulnerabilidades que han mostrado los demás países ante la COVID-19.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*