Trámite: ¿dificultad o solución?

La palabra trámite en nuestro idioma es solo otro sustantivo común. Sin embargo, para los cubanos, en muchas ocasiones se convierte en una acción harto complicada y desagradable.

Su significado, según el diccionario de la lengua española, no es otra cosa que un paso o diligencia que se necesita para resolver un asunto determinado en una oficina administrativa.

Entre los sinónimos que posee se encuentran términos como solucionar, despachar, expedir, solicitar, oficiar, formalizar, gestionar, proceder. Sus antónimos son, según el texto en cuestión, entorpecer o dificultar.

Sin embargo, parece ser que estos libros, cuyo fin es el de esclarecer el significado de las palabras, están colmados de “errores conceptuales”, pues hoy en nuestro país la palabra trámite parece adquirir el significado de sus antónimos y NO el de solucionar y facilitar determinadas gestiones.

En las oficinas creadas por el Estado cubano para estos fines no siempre son característicos la agilidad, la educación y el buen trato.

A pesar de los esfuerzos que se realizan en la nación para que los trámites no sean una carga pesada, en varias de las instituciones habilitadas para ello no solo las acciones se convierten en un lastre, sino también las palabras.

Ya se hace también habitual que no sea solo el sector estatal el que incurre en estas dificultades, sino también el privado, donde parece que años de padecer este flagelo también lo convierte, en algunos casos, en un acto irremediable.

Lo triste de esta situación es que en muchas ocasiones no se necesita ningún ente material para satisfacer al cliente, solo con cualidades inherentes al ser humano se logra su complacencia.

La esencia del asunto radica en la máxima de José Ingenieros, médico, sociólogo y escritor argentino, quien escribió: Algo necesita cada hombre de los demás: respeto. Su deber es conquistarlo con su conducta. Hagámosla nuestra.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*