Un rescate a nuestro deber patrio

19 de mayo de 2017

Han pasado algunos meses y recuerdo como si fuera ayer el día que presencié a una maestra que enseñaba a niños, adolescentes y jóvenes la obra de dos grandes figuras de nuestra Patria, Martí y Fidel.

“La principal savia de la revolución cubana está en el pensamiento del Apóstol vigente hasta hoy, cimentado en el antimperialismo como base de la cultura de la resistencia en defensa de la nacionalidad y de la Identidad.”

Así lo expresaba en el Boletín número 44 de los CDR expuesto en los Barrios Debates Por el deber patrio y antiimperialista, una ventana que se abrió en mi mente para fundamentar sobre cómo se manifiesta el tema en la sociedad cubana actual.

Y es que parecería reiterativo decir, luego de ese 22 de marzo del 2016, que debemos olvidar el pasado, entienden por casualidad las nuevas generaciones el por qué no podemos olvidar la historia.

No viví a lo mejor los más duros momentos de mi Patria, pero según lo que estudié, leí e investigué, basta recordar cuantos crímenes, cuantas leyes devastadoras, cuanto sufrimiento ha causado el imperialismo a nuestro país, lo que fueron, son y serán.

Las heridas cierran pero no se curan, siguen doliendo.

Conocer, saber de dónde venimos y hacia dónde vamos, considero es una tarea pendiente para cada uno de los cubanos, solo así podremos sentir a viva piel la real fuerza de nuestras raíces.

Nuestro Comandante, en cada una de las tribunas que participó, habló de Patria, y es que la Patria no admite naufragio, habló de antimperialismo, y es que se debe tener una formación para poder dar frente a los peligros que nos acechan a diario, habló de solidaridad, y es que luchamos porque no solo Cuba, sino todos los pueblos del mundo, conserven su identidad; si no sentimos el dolor de otros pueblos, no haremos jamás honor al legado de Fidel.

Nuestro Comandante fue un verdadero revolucionario y si decir Yo Soy Fidel nos hace fuerte, nos ratifica el compromiso y el deber, hay que ser creador, rebelde, y la rebeldía de los más jóvenes debe dársele buen uso.

Romper moldes, esquemas, salir a la calle, ser parte emocional y radical del proyecto socialista es deber de un buen revolucionario.

Es hora de anular el consumismo y las banalidades, de luchar con conciencia, con el estilo y la simpatía propia de los cubanos.

El sentimiento patriótico no está cimentado solo en lo que nos enseñan padres y maestros, para amar la Patria, con sus virtudes y defectos, es necesario sentirla, es indispensable conocerla, es obligatorio vivirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *