El secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Ulises Guilarte, llamó hoy al movimiento sindical a desarrollar una campaña contra la aplicación del Título III de la ley estadounidense Helms-Burton.

Es necesario denunciar ese engendro dentro y fuera de Cuba, expresó Guilarte, quien subrayó que Washington recrudeció el bloqueo económico financiero y comercial impuesto desde hace más de medio siglo.

Estados Unidos persiste en amenazar la soberanía e independencia nacional de la mayor de las Antillas, recalcó el máximo responsable de la CTC.

La norma norteamericana hay que denunciarla (…) De esa forma, dijo, se demostrará la unidad de los trabajadores y la decisión de continuar defendiendo las conquistas obtenidas por la revolución.

La Ley Helms-Burton, en vigor desde 1996, codificó el bloqueo contra Cuba y fortaleció su alcance extraterritorial y pretende internacionalizar  dicha política por medio de medidas coercitivas contra terceros países, a fin de interrumpir sus relaciones de inversión y comerciales con Cuba y someter a esos Estados soberanos a la voluntad de la Casa Blanca.

También busca anular el derecho soberano de un país a la nacionalización y expropiación de bienes de extranjeros y nacionales.

En cuanto al Título III de dicha ley  plantea que los reclamantes de propiedades que fueron nacionalizadas o expropiadas en Cuba, incluyendo los que en ese momento no eran estadounidenses, deben ser protegidos y establece un grupo de normas para demandar ante tribunales de Estados Unidos.

Su objetivo es asfixiar económicamente a la Revolución Cubana y eliminar el socialismo, y de aplicarse cualquier cubano y cada comunidad del país verían cómo se presentan ante tribunales norteamericanos demandas por la propiedad de la vivienda que ocupan.

Asimismo, por el centro de trabajo donde laboran, la escuela a la que asisten sus hijos, el policlínico donde reciben atención médica y los terrenos sobre los que se edifican sus barrios.


Contenido relacionado