SAN SALVADOR.- El meteorólogo cubano José Rubiera se reunió con varios de sus compatriotas residentes en El Salvador, quienes tuvieron la oportunidad de escuchar en vivo a quien tantos años oyeron por televisión.

Afable y cercano, el emblemático rostro de los partes del tiempo en Cuba hizo un hueco en su intensa agenda académica en El Salvador para conversar con estos compatriotas, aglutinados en la Asociación Caguairán.

La embajada de Cuba en El Salvador acogió el cálido encuentro: afuera, un cerrado aguacero parecía confirmar que existe un lazo místico entre Rubiera y las tormentas, como si uno atrayera al otro, o viceversa.

El exdirector del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de la isla relató anécdotas, desmintió mitos sobre sismos y huracanes, y recordó a colegas que ya no están, como Armando Lima y Giselle Aguilar.

Además, valoró la nueva escuela de presentadores del tiempo en los medios cubanos, que adquieren herramientas del periodismo durante sus estudios universitarios de meteorología, para llegarle mejor al pueblo.

Porque Rubiera, al igual que el prócer José Martí, considera que ‘llevar la ciencia a la lengua cotidiana es un bien que pocos hacen’, pero se siente orgulloso del camino que él y otros comenzaron a trazar.

Destacó la cultura meteorológica del pueblo cubano, labrada durante años de educación y lidia con recurrentes tormentas tropicales, y elogió el papel de la prensa tanto al informar como al educar y crear conciencia.

Desde esta nación centroamericana muchos cubanos sufrieron desde lejos el embate del huracán Irma el pasado año, pero Rubiera calmó a los preocupados, porque ningún indicador sugiere otra intensa temporada ciclónica.

Aún así, reiteró que ningún pronóstico es infalible y lo mejor es estar siempre preparados y evitar la negligencia y el exceso de confianza, pues la naturaleza no entiende de gente temeraria.

Los representantes de la comunidad cubana aquí agradecieron el encuentro y todos se fueron con su ‘selfie’ con el hombre al que toda Cuba escucha y espera cuando viene un ciclón. O cuando hay que saber si lloverá… (Por Charly Morales Valido)


Contenido relacionado