El esmerado desempeño de quienes laboran en el radar meteorológico de Pilón, localizado a 508 metros sobre el nivel del mar, en la loma El Mamey, al suroeste de la emblemática Sierra Maestra, son la clave para que sus resultados sean los más loables entre los siete existentes en Cuba y estén al nivel del primer mundo.

Experto en el arreglo de los equipos que dan vida al radar de Pilón, Dennis Naranjo lleva más de una veintena de años como director de esta estación meteorológica, donde laboran y pernoctan por turnos 14 trabajadores entre ingenieros, técnicos y personal de servicio.

El radar meteorológico de Pilón es una herramienta certera para la predicción acertada de los temibles huracanes que azotan a Cuba, pero las diestras manos que lo hacen funcionar a diario son el eslabón más importante.

Cuba cuenta con una densidad de radares meteorológicos por superficie que la ubica en el sexto lugar en el mundo, y con un personal que le permite la explotación de la información y la sostenibilidad de radares en funcionamiento entre 35 y 44 años, pero que han sido modernizados con tecnologías de punta, desarrolladas por especialistas del Instituto de Meteorología.

  1. La permanencia en uso y explotación efectiva de los viejos equipos soviéticos que son el corazón del radar meteorológico es posible gracias a la innovación tecnológica y la informatización conseguida 100 % por especialistas cubanos. Este es quizá uno de los mejores ejemplos de que los países en vías de desarrollo deberían prestar más atención al concepto de ¨tecnologías apropiadas¨ antes que involucrarse en una irracional e insostenible adquisición de equipos, sistemas y componentes supuestamente ¨modernos¨ pero que tienen una vida útil muy corta.


Contenido relacionado