El Ejército Libertador Cubano durante la lucha contra el colonialismo español en el siglo XIX creó primero un periódico y más tarde una banda de música, considerada “la artillería mambisa”.

Casi un siglo después, con los mismos propósitos y ya avanzada la ciencia y la técnica, otros mambises en lucha contra una oprobiosa tiranía conciben un periódico, una emisora  y no una banda de música, sino un grupo, tal vez la quinta parte de una.

En su ir y venir por la zona de La Plata en tránsito que no podía ser obviado, Fidel Castro llegaba a la casa de la familia de Los Medina que era sitio obligado para el descanso y obtener información así como para fortalecer los vínculos y saber más de ellos.

De este modo, el Comandante guerrillero conoce de las aptitudes artísticas de varios miembros de la familia Medina, los que con guitarra, tres, maracas, claves y otros medios rústicos animaban tardes y noches  del poco tiempo disponible que en ocasiones contaban.

De una manera empírica, como se dice, “de oído”  aprendieron números musicales  que gustaban escuchar y cuando podían, de acuerdo a la situación, así deleitar a otros “era como una banda  guajira de música” expresó alguien en una ocasión.

El Ejército Rebelde contaba con un periódico y una emisora y entre Fidel y Celia decidieron también organizar un grupo musical, lo que no costó trabajo alguno, pues en la familia Medina existía, sería como una nueva unidad o columna de combate  en la lucha ideológica.

Surge así el “Quinteto Rebelde”, al que más tarde se le uniría un cantante  sin que  -ya con seis integrantes-  perdiera su nombre original.

Su bautismo de fuego fue el 14 de mayo de 1958, hace 60 años, y con la canción “Madrecita del alma”, recordando el Día de las Madres.

El jefe rebelde  les pidió crear canciones propias pero ellos no sabían de música y fue cuando surgieron parodias de canciones populares del momento.

Ya para la siguiente presentación  dominical estrenaron “Respeta al Che Guevara” con la melodía de una popular canción de aquellos tiempos “Respeto a tu amor”.

La propuesta de su nombre  “Quinteto Rebelde” surge del técnico de la emisora Eduardo Fernández y Fidel les sugiere que todos los domingos en la emisión vespertina  se dejen escuchar, popularizándose así, de este modo.

Diez días después  del debut de esta singular agrupación musical, inició la dictadura  su cacareada ofensiva lanzando sobre la Sierra Maestra más de diez mil soldados con todo tipo de armamento moderno suministrado por los Estados Unidos entre los que se encontraban cañones, tanques y la aviación

Durante los fieros y encarnizados combates, junto a los disparos de los Rebeldes, los que ahorraban cada bala, se escuchaba la música del Quinteto que como un arma no esperada por los soldados del dictador les causaba una significativa desmoralización.

Cuentan que cuando Celia, a petición de  sus integrantes le solicitó armas, expresó Fidel:

-¿Armas para el Quinteto Rebelde? No, hombre; ellos tienen la mejor arma que hay en la Sierra: la ideológica.

Unos han fallecido y otros jóvenes han ocupado sus puestos para que en Cuba, fuera de esta y en el municipio de Bartolomé Masó sigan deleitando a las nuevas generaciones.

No le fallaron a Fidel, ni le fallarán al pueblo de Cuba que los admira, vivo está el Quinteto Rebelde a 60 años de creado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


    Contenido relacionado