LA HABANA.- La aplicación en Cuba de los polímeros reforzados con fibras, en reemplazo del acero convencional, es sumamente ventajosa en las construcciones por sus propiedades que impiden la corrosión del metal, dijo hoy en esta capital un experto cubano.

El hecho de que esas sustancias compuestas por moléculas sean empleadas en las obras de todo tipo trae como consecuencia un ahorro de consideración, declaró a la ACN el Ingeniero y Doctor en Ciencias Técnicas Hugo Wainstok Rivas, Profesor Emérito de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (CUJAE).

Explicó que la corrosión del acero y el consecuente deterioro de las estructuras de hormigón armado que esta ocasiona, en detrimento de su seguridad estructural, reclaman una tipología de refuerzo que permita prolongar su vida útil.

Opinó que el país comienza a dar pasos en el apasionante universo del diseño estructural con el empleo de los polímeros reforzados con fibras en reemplazo del acero convencional, lo que resulta muy atractivo en obras civiles, sobre todo las turísticas situadas en ecosistemas costeros.

Subrayó su alta resistencia a la tracción, a la corrosión y a la acción de sustancias químicas, su transparencia magnética, de escaso peso (de siete a 10 veces inferior al del acero), baja conductividad térmica y eléctrica, así como la competitividad en precio relativo.

Anunció la existencia de un proyecto para la ampliación del Malecón habanero, que evitaría el 90 por ciento de las penetraciones del mar, aunque existen criterios sobre su empleo, debido a que se trata de una obra que limitaría su visibilidad al amentarle su altura en 25 centímetros.

Wainstok Rivas dictó este martes la primera conferencia del III Foro Internacional sobre control de la calidad y patología de la construcción (COPACONS), en el Aula Magna del Colegio Universitario de San Gerónimo en La Habana Vieja.

Un grupo de 100 especialistas de Cuba, en su mayoría, y también de Argentina, Martinica y Panamá, asisten al encuentro de tres días de duración.

Los temas esenciales de las sesiones abarcan también la recuperación del patrimonio edificado y proyectos, según el programa del evento, cuyo principal promotor es la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción (UNAICC), fundada hace 35 años y que en la actualidad cuenta con más de 13 mil profesionales.


Contenido relacionado