ADDIS ABEBA.- El carácter socialista de Cuba y el papel rector en la sociedad del Partido Comunista conducirán  cualquier proceso de cambio constitucional que sobrevenga, destacó hoy el cónsul de la embajada cubana en Etiopía, Germán Acosta.

Todas las modificaciones propuestas serán de beneficio para el avance hacia el desarrollo, hacia el crecimiento sostenible en beneficio del pueblo, que es y será la máxima de la Revolución, puntualizó Acosta en entrevista con Prensa Latina.

En ese sentido, el representante diplomático resaltó el aporte a la democracia que suponen los cambios en la estructura del Estado, que tendría un presidente y un vicepresidente de la República, y un primer ministro.

Dicha distribución tributará a un mejor desempeño de las funciones al encontrar un balance adecuado en el cumplimiento de las responsabilidades, de manera que las políticas a diseñar tengan un contenido sólido y profundo, aseguró.

El proyecto de carta magna también ratifica la propiedad socialista, pero abre espacios para otras formas, entre ellas la privada y la personal, y reconoce el papel del mercado, recordó el funcionario.

A su vez, puntualizó, amplía los derechos de las personas y las garantías jurídicas y eleva al rango constitucional principios de política exterior como la condena al terrorismo, la defensa de los derechos humanos, del medio ambiente y del desarme nuclear.

Por otra parte aboga por la paz mundial y la integración latinoamericana y caribeña.

En el caso del cambio en la institución del matrimonio, propone que sea entre dos personas, mientras la actual establece que es entre un hombre y una mujer.

Pero es muy importante comprender que, aunque este es uno de los temas más polémicos, no debemos convertirlo en el centro de los debates; además, es preciso señalar que el proyecto no quita los derechos a nadie, en este caso se trata de dárselo a personas que no lo tienen, manifestó.

En su opinión, uno de los tópicos que permitirá un saludable y justo equilibrio entre la experiencia adquirida y la juventud impulsora del desarrollo, es el de la edad límite para ser presidente, fijada en el texto a debate en 60 años, y que se propuso se extienda a 65.

Ello también estará en correspondencia con la esperanza de vida de la nación, agregó.

Igualmente alabó la idea de que el gobernador de la provincia sea electo en las urnas y no designado como está en el documento, que deberá sustituir a la ley de leyes aprobada en 1976.

Uno de los elementos más impresionantes, y que a la vez evidencia la base democrática y popular de nuestro sistema, es el hecho de que todos tengamos la posibilidad de influir en cómo el territorio va a conducirse durante los próximos años, precisó Acosta.

A su juicio, es decisivo asegurar que nada ni nadie puedan cambiar la Constitución que se perfila, y en su generalidad, debe abarcar todos los escenarios posibles para que no sea cambiada y se respeten sus artículos.

La misión cubana en Etiopía tiene previsto una serie de encuentros con los residentes de la isla aquí, que suman 54, contando los 36 cooperantes de la salud radicados en ciudades como Addis Abeba o Jimma.

Tanto en Cuba como en el exterior, millones de personas participan en la fase de consulta popular, donde se emiten opiniones que evaluará el Parlamento para redactar el texto definitivo a someter a referendo popular.

Como hecho distintivo, los más de un millón 400 mil cubanos que viven fuera de la Isla también aportarán sus ideas, a través de una sección en el sitio web Nación y Emigración, del Ministerio cubano de Relaciones Exteriores.

El proyecto de Constitución de la República fue aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular en su sesión ordinaria de y refleja una profunda labor de estudio iniciada cinco años antes con el propósito de incluir los cambios que hoy están a consideración del pueblo.


Contenido relacionado