Debates y reflexiones acerca de momentos y figuras insoslayables de la trayectoria del pueblo cubano, matizaron al evento provincial de Granma previo al XXIII Congreso Nacional de Historia.

Efectuada este sábado seis de octubre, en la ciudad de Bayamo, la cita territorial consistió en la exposición de 50 ponencias de doctores en ciencias históricas, profesores, museólogos  y otros investigadores.

Entre los notas sobresalientes estuvieron una propuesta de metodología para estudiar lo acontecido en los servicios de salud; novedades de la represión gubernamental tras el desembarco de los expedicionarios del yate Granma, y precisiones acerca del ataque al cuartel de Bayamo el 26 de julio de 1953.

También afloraron el inacabado debate sobre el lugar de fundación de la Villa de San Salvador de Bayamo; la trascendencia de la masonería en la gestas libertarias del siglo XIX, y carencias en valoraciones referidas a Carlos Manuel de Céspedes, pensador destacado y líder iniciador de la primera guerra cubana por la independencia y contra la esclavitud.

En la conferencia inaugural, Aldo Daniel Naranjo, presidente de filial provincial de la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC), recordó que la citada  guerra, iniciada el 10 de octubre de 1868, dividió en dos a la historia del país.

Recalcó que, desde mucho antes del Grito de La Demajagua, el periodismo, la música, el teatro, las artes culinarias y otras vertientes culturales deban cuenta de la existencia de un pueblo nuevo, dispuesto a conquistar un lugar entre las naciones libres.

La historia requiere, dijo, análisis más profundos y frecuentes sobre el manifiesto leído por Céspedes aquel 10 de octubre, incluyendo sus enfoques acerca de la esclavitud, y la afirmación de que el proyecto social cubano no excluiría a nadie.

Tras los debates en cuatro comisiones, 37 ponencias fueron escogidas como cantera para seleccionar la representación de la provincia con vistas al XXIII Congreso Nacional, que sesionará en abril venidero, también en la capital granmense.

En nombre de los historiadores de Granma, le fue entregado un diploma de reconocimiento del doctor Israel Escalona Chádez, integrante del Secretariado Nacional de la UNHIC.

El prestigioso investigador recordó que los Congresos Nacionales de Historia comenzaron en Cuba, en 1942, dirigidos por Emilio Roig.

La cita correspondiente a 1956 tuvo lugar en la ciudad de Jiguaní, cabecera del municipio donde entregó su vida por la libertad el Héroe Nacional, José Martí.

El XXIII Congreso, cuyo programa incluirá visitas a varios espacios granmenses considerados altares de la Patria, sesionará en abril venidero, cuando se cumplirán 200 años del nacimiento de Carlos Manuel de Céspedes, el más notable pensador de la llamada Generación de 1868.

Según estudiosos, aquella generación le aportó al pensamiento cubano el independentismo de nuevo tipo, que reunió la ética y la acción, para resultar el ideario más avanzado del siglo XIX en el país.

Como nada ocurre por casualidad, la provincia tiene más de 45 por ciento de los sitios relevantes del archipiélago, y está considerada la cuna de la Patria, la nación y la nacionalidad.


Contenido relacionado