Martí: una invitación intemporal al buen arte

14 de noviembre de 2014

Por Madeleine Rodríguez Pernas

Jose Marti por Rene MederosMartí es presencia viva, a cada instante, en todo aquel que siente sobre sí el deber imperioso de contribuir a la dignificación de este mundo.

Una muestra fehaciente de la vigencia martiana es su presencia paradigmática en el quehacer de las nuevas generaciones de creadores y artistas cubanos que, a menudo, se inspiran en la vida y la obra del más universal de los cubanos o las recrean desde perspectivas múltiples y ensoñadoras.

Ahí están para probarlo las más recientes exposiciones de los pintores Agustín Bejarano y Roberto Rodríguez Valdés, quienes han retomado la imagen de Martí y sus personajes y los han hecho traspasar los umbrales de su época para insertarlos en la cotidianeidad de una era que aún los asume como imprescindibles.

La referencia martiana en los terrenos de la plástica es frecuente e insoslayable, y comienza ya a extenderse hacia los predios de la música.

Un nuevo disco con versos de Martí, musicalizados, surgió como proyecto en la mente de un escritor incógnito, soñador e ilusorio, que se hace llamar El Diablo Ilustrado, quien, además, navega ahora con similares aires anónimos por los predios de la novísima trova, esa que describe a la Cuba de comienzos del siglo XXI.

Pronto el secreto se hizo eco en voces que reclamaron su participación. Y a Pavel Poveda, Heidy Igualada, Fernando Bécquer, Diego Cano, Eduardo Sosa -del dúo Postrova- se unieron Samuel Águila, Diego Gutiérrez, Habana Flamenca, la Schola Cantorum Coralina, el tresero Pancho Amat y algunos músicos de la Orquesta Sinfónica Nacional.

El nuevo CD, con 14 temas, será presentado en concierto el 20 de octubre venidero con motivo de la Jornada de la Cultura Cubana y se destaca por lo novedoso del tratamiento musical dado a los textos del poeta mayor.

Asoman así, desprejuiciados, sones, guajiras y danzones junto a temas con reminiscencias del swing, el folk o la música andina.

Y es que la obra martiana no admite encasillamientos en cánones desgastados y prefiere marchar al son de los nuevos lenguajes y de la manera de decir y de hacer de nuestra era.

El único requisito que se antepone a quien pretenda traer al contexto actual alguna de las creaciones del autor de los inigualables Versos Sencillos es el de atreverse a mostrar un corazón digno y honesto a la par que fuerte ante el embate de los -por desgracia aún inextintos- duendes del agravio.

Para el propio Diablo Ilustrado, el álbum denota la mirada múltiple de una nueva generación, con otra forma de pensar que no se supedita al antiguo dogma de que cualquier tema un poco movido resulta irrespetuoso para venerar a aquellos de quienes nos enorgullecemos a diario.

Porque, ¿quién dijo que el homenaje a un prócer no puede hacerse desde la sonoridad más auténtica de su pueblo? La obra de Martí, por insigne y verdadera, no ha sido ni será jamás temerosa al contacto con las fuentes populares.

Martí es una fuente de inspiración inagotable a cuyas aguas se debe acudir una vez tras otra para recuperar nuevo aliento en este bregar diario de gigantes. No hay que temer
a la reiteración, que en cualquier caso no conducirá al cansancio, al igual que no es posible denostar del cariño y los consejos sinceros de los padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *