En medio de la extensa llanura el  monumento es visible a distancia. El sagrado sitio señala donde José Martí cayera heroicamente el 19 de mayo de 1895 combatiendo a las tropas colonialistas españolas.

Después del desembarco por Playitas de Cajobabo el Héroe Nacional cubano había seguido una ruta junto a sus acompañantes que lo condujo al  territorio, perteneciente actualmente a la provincia de Granma.

Desde el 10 de mayo hasta el día de su muerte permaneció en la zona donde escribió importantes páginas de la historia cubana. Lugares relacionados con su presencia como Travesía Uno, Travesía Dos, la Vuelta Grande, la Casa de la Jatía y el obelisco son hoy  Monumentos Nacionales.

Es en Travesía donde entra en contacto con el territorio jiguanisero lo cual expresa en el propio diario de campaña: “Allí volví a ver, de pronto, a la llegada, el Cauto que ya venía crecido, con su curso ancho en lo hondo, y los lados, el vasto declive, los barrancos”.

Sus primeras impresiones acerca de combatientes locales de la guerra necesaria, las manifiesta cuando recoge en el inmortal documento aspectos relacionados con el capitán José Rafael Pacheco, el coronel Francisco Blanco (Bellito) y otros.

“Viene el capitán Pacheco, de cuerpo pequeño, de palabra tenaz y envuelta, con el decoro y la aptitud abajo: tomó un arria, sus mismos cubanos le maltrataron la casa y le rompieron el burén (…)

“Viene Bellito, el coronel Bellito de Jiguaní, que por enfermo había quedado acá. Lo adivino leal, de ojo claro de asalto, valiente en hacer y decir. Gusta de hablar su lengua confusa, en que, en las palabras inventadas, se le ha de sorprender el pensamiento’’.

No imaginaba Martí que aquel alto oficial mambí, moriría días después a causa de las heridas sufridas durante el valiente intento de rescatar su cadáver aquella fatídica jornada del 19 de mayo de 1895,

AQUÍ ESCRIBIÓ A MANUEL MERCADO

Trascendentales cartas, instrucciones y  órdenes reveladoras del pensamiento martiano fueron redactados en estas mismas tierras para sumarse a otros muchos documentos que hoy son patrimonio de la nación.

El día 12 se traslada desde Travesía a La Jatía que, al decir de él, es una casa buena, de cedro, y de corredor  de zinc abandonada, del rico español  Agustín Maysana.

Desde aquí escribe a los jefes y oficiales de Jiguaní, al general Antonio Maceo, a Bartolomé Masó, Salvador Cisneros Betancourt, Jesús Rabí, José Maceo, Mola y Montejo.

(…) Bellito pica espuelas para enseñarme el bello estribo, de copudo verdor, donde, con un ancho recodo al frente se encuentran los dos ríos: el Contramaestre entra allí al Cauto—relata en las anotaciones del día 13

El 15 en Dos Ríos, en la casa de Rafael Pacheco, rubrica la cuarta carta a Bartolomé Masó, el líder del área occidental del oriente, en la cual le comunica que lleva seis días en su búsqueda y advierte sobre la importancia del encuentro para las acciones posteriores de la guerra necesaria.

Es en esa vivienda donde comienza el 18 su carta inconclusa a su amigo mexicano Manuel Mercado, realmente un testamento político que a pesar de los años transcurridos mantiene su vigencia.

(…) ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber–puesto que lo entiendo y tengo ánimo con que realizarlo—de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América.

La Vuelta Grande sería el último de los campamentos de José Martí en el territorio. Allí sostuvo la ansiada reunión con el patriota Bartolomé Masó y arengó a la tropa mambisa a pocas horas de su caída en combate.

Cuando ha transcurrido más de un siglo de la presencia de Martí, estos lugares siguen siendo venerados,  preservados celosamente como parte de la educación integral de generaciones de cubanos.

Ellos forman parte de un alto número de sitios históricos existentes en la provincia de Granma, de los cuales una parte son monumentos nacionales,  locales y sitio patrimonio de la humanidad.

Dos Ríos es ahora una comarca rica en producciones agropecuarias, donde el asentamiento campesino con escuelas, consultorios y el ejemplo cotidiano de sus habitantes, son homenaje permanente al prócer


Contenido relacionado