La radio mi amiga grande, inestimable

13 de febrero de 2018

La radio es una maravilla que ha recreado a millones de personas por más de un siglo, disfrutarla como la evocación de lo posible, pasó de un simple entretenimiento a la pasión de la vida, dedicarle la existencia es el más puro de los compromisos.

No imaginé cuando a los 12 años de edad mi padre me obsequió con un portátil Stern, de baterías enormes y difícil de transportar, que a la radio sencillamente dedicaría toda mi existencia.

Quizás él mismo, por su gusto por la radio, vio desde el siglo pasado que era un inusual instrumento para el conocimiento y la preparación, para el intercambio y para la recreación del ser humano.

Hoy cuando festejamos el Día Mundial de la Radio es un inmenso placer y orgullo, saber, comprender y apreciar, que aquel regalo inapreciable, que me acompañó en las lejas noches de albergues y campamentos de escuelas al campo, en cañaverales, plantaciones hortícolas, viveros y otros cultivos, sería mi más fiel compañero inseparable: La radio, mi gran amiga de todos los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *