La quema de Bayamo

10 de enero de 2015

incendioUna tradición que se traslada de generación a generación les fue dejada a los bayameses por sus antepasados, los que fueron protagonistas de un gesto patriótico, revolucionario, que ha quedado grabado en las páginas de la historia con letras indelebles.

Después de tomada la ciudad el 20 de octubre de 1868 y declarada Capital de la República en Armas, el gobierno colonial español se dispuso a aunar fuerzas y medios que fueran capaces de desalojar de la segunda villa en la isla fundada por ellos, al Ejército Libertador Cubano.

Durante 85 días los patriotas no solo crearon un Gobierno, sino que fueron capaces de abolir la esclavitud, poner en jaque al ejército colonial asaltando sus cuarteles y columnas en marcha, con lo cual se apertrechaban de armas, municiones y otros medios.

Hasta las puertas de Santiago de Cuba llegaron los mambises cuando tomaron el poblado de El Cobre y diezmaron una gran columna a fuerza de machete, un instrumento de labor devenido en terrible arma de guerra.

Para España tamaña osadía no podía ser permitida y una gruesa columna de caballería, infantería y artillería con una logística nunca antes apreciada, fue enviada hacia Bayamo al frente de la cual se encontraba Blas Villate de la Era, el sanguinario Conde de Valmaseda, seguido de 2700 hombres.

Enterado Carlos Manuel de Céspedes, presidente y jefe del levantamiento, de que por el Camino Real de la Isla avanzaba un enemigo poderoso hacia su ciudad natal, consultando, a la vez que evaluando la situación, conocedor del terreno, dispuso una defensa capaz no solo de contener, sino de derrotar las fuerzas españolas.

Errores tácticos y estratégicos que merecen ser analizados en otro trabajo más amplio, impidieron lograr el objetivo.

Conociéndose la inminencia de la llegada de las tropas de la colonia se dispusieron varios análisis, los que conducían, dada la superioridad en fuerzas y medios, a admitir que la ciudad sería tomada por ellos.

El honor, la vergüenza, el patriotismo, las ansias de libertad, se impusieron y de este modo surgió la idea de reducir la ciudad a cenizas antes de que volviera a ser hollada por el enemigo.

Las escenas que se sucedieron son indescriptibles, pues hasta una comisión de mujeres acudieron hasta el presidente para que impidiera la realización de lo que consideraban un error.

La respuesta de Céspedes no pudo satisfacer a las damas y ya a las once de la noche del día 11, las familias se aprestaban a partir en las primeras horas de la mañana siguiente, 12, a la vez que rociaban con petróleo la vivienda.

A las cinco de la madrugada del 12 de enero de 1869, por una de las esquinas de la Plaza de la Revolución, así bautizada después de la toma de la ciudad, Pedro Maceo Chamorro inició la quema por su vivienda, cercana a la de Francisco Vicente Aguilera.

En pocas horas la ciudad, con los rayos del sol, en una fría mañana, se convirtió en una hoguera y sus moradores, marchaban en un éxodo inenarrable, sin saberlo, hacia la inmortalidad.

Cada año el hecho es recordado y sin convocatoria alguna, los pobladores de la Ciudad Monumento Nacional, de manera espontánea, vistiendo lo mejor que puede, acuden a la Plaza para junto a la quema simbólica y la pirotecnia, rendir homenaje a sus antecesores.

Enrique José Varona, el ilustre patriota y filósofo, expresó: “Aquí nace un pueblo, el fénix inmortal de la República”.

Eso es Bayamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *