La ciudad de Bayamo en la década de 1860 parecía destinada a reproducir eternamente  el sistema colonial que durante siglos la pobló de villas señoriales levantadas  por esclavos africanos para el disfrute de ricos hacendados.

Nada presagiaba que un día la localidad sería capital de la independencia cubana proclamada por descendientes de esas clases pudientes,  junto al pueblo, quienes no dudaron en quemarla antes  de entregarla al ejército español.

En Bayamo comenzaron las conspiraciones  que dieron inicio a la Guerra de Independencia, con el alzamiento  del 10 de Octubre  de 1868 protagonizado por Carlos Manuel de Céspedes, en su ingenio Demajagua, donde, además de anunciar  al mundo las razones que  llevaron a los cubanos a luchar por la libertad, igualdad social y la democracia,  proclamó la emancipación de sus esclavos.

Su gesto  fue seguido por otros patriotas de la zona oriental y en Camagüey el alzamiento lo empezó el abogado Ignacio Agramonte, quien     al frente de su caballería se convirtió en un infierno para los peninsulares las llanuras de esa región.

El 20 de octubre 1869, los insurrectos ocupan Bayamo y la declaran Capital de la República en Armas y el pueblo ayuda y aclama al Ejército Libertador que se anota sus primeras victorias al tomar posiciones coloniales y atacar con éxito sus  cuarteles y columnas.

La libertad de los bayameses inspira una alegría inmensa  y por primera vez se proclama libremente el sentimiento de ser crisol de la   nacionalidad cubana, que tiene su mayor expresión cuando Perucho Figueredo escribe la letra de La Bayamesa,  que sería el Himno    Nacional cantado  por patriotas humildes, en unión de adinerados, muchos de los cuales sacrifican la vida por la Patria como el propio autor.

Pero desde La Habana, el capitán general de la Isla, Blas Villate de la Era, Conde de Valmaseda, con una columna  de  alrededor de dos mil 700 hombres de las tres armas, avanza por el camino real hacia Bayamo y a su paso mata sin contemplaciones a todo insurrecto  o campesino colaboradores que caen en sus manos, para instaurar el terror y sofocar el alzamiento en pocas semanas como prometió a Madrid.

Los mambises no logran parar  la ofensiva colonialista por la gran superioridad militar del enemigo y ante la inminencia de la llegada de    Valmaseda a los dominios bayameses, Carlos Manuel de Céspedes y otros jefes revolucionarios deciden no dejar intacta al enemigo esa ciudad y en la noche del 11 de enero de 1869 deciden,  con el apoyo mayoritario de la población,  dar fuego a la Villa y ya en la madrugada del 12  las llamas se habían propagado rápidamente.

Según se recoge en la historia, inició el fuego el padre del patriota Francisco Maceo Osorio al incendiar su propia residencia.  Otras   versiones aseguran que otro mambí, Pedro Maceo Chamorro, fue el iniciador de la acción que fue imitada por pobladores en humildes    casas chozas  y también se quemaron  iglesias y edificios públicos que convirtieron a Bayamo en una enorme tea ante los ojos del jefe    español, quien esperaba tomarla intacta.

Según cálculos de la época, solo se salvaron de la destrucción 160 construcciones, de mil inmuebles existentes  entonces, y alrededor de 10 mil bayameses, entre ellos niños, mujeres y  ancianos,  abandonaron la urbe  y fueron a la manigua independentista.

En la gesta de Bayamo  se demostró la decisión de los cubanos de tomar el camino de la guerra frente al colonialismo español, decisión  que lejos de debilitarse en las duras pruebas y reveses de  los siguientes 30 años de luchas independentistas, sentó las bases para que José Martí hiciera posible  la Guerra Necesaria de 1895, como continuidad al heroico  legado  de los bayameses, establecido entre las cenizas de su ciudad.  (Por Jorge Wejebe Cobo, ACN)


Contenido relacionado