LA DEMAJAGUA.- Este emblemático sitio, escenario del alzamiento del 10 de octubre de 1868, considerado el inicio de las luchas por la libertad en el país, retumbará hoy, 150 años después de aquel hecho, con un acto patriótico y la presencia de miles de cubanos, seguidores de las ideas y el ejemplo de Carlos Manuel de Céspedes y otros hombres y mujeres valerosos.

Desde horas de la madrugada, se trasladan hacia este lugar, ubicado a unos 13 kilómetros del Centro Urbano de la Ciudad de Manzanillo, pioneros, jóvenes y adultos de diferentes puntos de la provincia de Granma, para participar en la actividad, que está planificada para las ocho de la mañana.

Según los organizadores, en el acto deberán estar más de cinco mil granmenses, quienes fueron seleccionados por sus buenos resultados como estudiantes y trabajadores.

Expresaron que todos lucirán pulóveres blancos, rojos o azules para reflejar los colores de la bandera nacional.

Lesyanis Bazán, graduada de técnico medio en Diseño Mecánico, quien será una de las participantes, manifestó a la ACN sentirse emocionada por la posibilidad de asistir a la conmemoración del importante acontecimiento, protagonizado por Céspedes en 1868.

Esta sensible mujer, quien ha dedicado algunas poesías a Carlos Manuel, considerado el Padre de la Patria, refirió que será un orgullo enorme estar en el Monumento Nacional, junto a otros miles de cubanos, incluidos algunos líderes del país, en una fecha tan especial.

Resaltó que verdaderamente en Cuba solo ha existido una Revolución, la iniciada aquel 10 de octubre, por eso asistir este día constituye también una muestra de fidelidad a las mejores esencias de la nación, enriquecida por las ideas y el ejemplo de otros grandes, como José Martí y Fidel Castro.

Durante los meses más recientes, el Monumento Nacional La Demajagua recibió una restauración capital, más instalaciones en su interior y un nuevo montaje museográfico.

En la comunidad cercana, se edificaron decenas de viviendas, se reparó la escuela primaria y realizaron otras labores constructivas.

El historiador César Martín García, quien durante muchos años fue director del Monumento, relató a la ACN que el 10 de octubre de 1868 Céspedes salió de la primera habitación de su casa, caminó con firmeza hacia el exterior, y sus pasos se escuchaban de forma leve hasta que se detuvo y con fuerza expresó: “De pie. El soldado del deber no puede permitir que la aurora le sorprenda en el lecho”

Según agregó, el patricio bayamés sabía que desde la tarde anterior se reunieron ahí más de 300 patriotas, dispuestos a luchar, y esa mañana ya sumaban más de 500.

En aquella jornada también se mostró la bandera con la cual los mambises comenzaron la guerra, y fue leído el Manifiesto de la Junta Revolucionaria de la Isla de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


    Contenido relacionado