El derecho granmense Lázaro Blanco ha sido la designación del mentor Carlos Martí, para abrir hoy el primero de tres juegos amistosos que disputará la selección de Cuba contra su similar de Nicaragua, en el estadio Dennis Martínez, en la ciudad de Managua.

Blanco tuvo un año 2017 muy agitado, porque intervino en la Liga Can-Am y, a su regreso a Cuba, se enroló en las filas de los Alazanes de Granma, que finalmente se agenciaron el título de la LVII Serie Nacional.

Por eso, el 2018 también comenzó bien apretado para el espigado lanzador granmense, ya que debió dirimir la fase de postemporada y, más tarde, incluirse en la escuadra que disputó la Serie del Caribe, en Jalisco, México.

Pensábamos, que por tanto trabajo de Blanco, Martí podía darle la bola hoy contra los nicas a uno de sus jóvenes lanzadores zurdos, Ulfrido García o Misael Villa, pero el avezado estratega confía más en su principal abridor para iniciar delante el tope bilateral.

Mientras, Nicaragua anunció como abridor a Wilton López, quien lanzó en las Grandes Ligas del béisbol estadounidense.

Mañana se efectuará el segundo partido, mientras que el domingo, fecha final del match, se prevé efectuar un derby de jonrones.

Los nicas enviarán al cajón de bateo a Dwight Britton, Elmer Reyes y Javier Robles, mientras que por Cuba lo harán Guillermo Avilés, Lázaro Cedeño y Frederick Cepeda.

Este tope bilateral servirá a ambas selecciones como preparación para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, del 19 de julio al 3 de agosto próximos. Hace cuatro años, en la justa de Veracruz, la tropa de la Isla se impuso en la final 7-2 precisamente a una escuadra nica.


Contenido relacionado