GUISA, Granma.- Con la puesta en marcha de un laboratorio de ensayo y análisis de la calidad del café, se prevé elevar el aporte económico y los resultados integrales de la producción del grano en zonas aledañas a este poblado de la Sierra Maestra, en la región oriental de Cuba.

Rafael Batista Santiesteban, director de la empresa agroforestal Batalla de Guisa, subrayó a la prensa la importancia de alcanzar la mayor eficiencia posible en el procesamiento del cerezo, en beneficio de la salud financiera de la entidad, que en el actual año reporta ingresos ascendentes a 39 millones de pesos.

Informó que, para trabajar directamente con los caficultores y brindarles una mejor atención, antes de finalizar el 2018 proyectan construir cuatro mini-laboratorios similares en las despulpadoras de café ubicadas en las zonas de Victorino, La Nenita, Manacal y Los Horneros.

De esa forma –dijo- los análisis podrán realizarse en lugares más cercanos a los sitios de cultivo, y los campesinos tendrán la posibilidad de participar en el proceso, hacer sus reclamaciones y saber, inmediatamente, cuánto se les va a pagar por sus cosechas.

También están inmersos en un proceso de mejora tecnológica, como parte del cual ya se remodelaron 12 despulpadoras, con el objetivo de convertirlas en ecológicas, agregó Batista Santiesteban.

Francisco Escribano Cruz, vicepresidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular que atiende el Órgano de la Administración, significó los beneficios de remunerar justamente a los productores, en correspondencia con la calidad del producto entregado a la empresa.

Yolaida Almaguer García, Primera Secretaria del Comité Municipal del Partido Comunista de Cuba en Guisa, resaltó que velar por la excelencia en la cosecha del cerezo estimula a los campesinos, disminuye las pérdidas, y contribuye a la mejora integral del programa de desarrollo cafetalero, principal renglón económico de esta localidad serrana.

El laboratorio de ensayo y análisis de la calidad del café fue una de las obras de beneficio económico y social inauguradas en Guisa, como parte de las actividades por el aniversario 65 de los asaltos a los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo.


Contenido relacionado