Sorprendidos, orgullosos, agradecidos y felices se declaran en el aniversario 60 de su agrupación los integrantes del emblemático Quinteto Rebelde, creado el 14 de mayo de 1958, en plena Sierra Maestra, en medio de la guerra de liberación de Cuba, por idea de Fidel Castro y Celia Sánchez Manduley.

Aunque todavía hoy muchos en el mundo, e incluso en la Isla, que desconozcan completamente o ignoren detalles de su singular vida y obra, ellos siempre han hecho poco caso a comentarios malintencionados.

Estamos conscientes de que fuimos más útiles porque la historia nos cogió, como se dice, por el mismo centro, y nos involucró en su devenir casi sin nosotros saberlo, afirma Eugenio Medina Muñoz, quien además de integrante,  ha devenido en historiador del Quinteto.

En aquel tiempo éramos unos muchachos analfabetos, pero comprendimos que debíamos ayudar a los guerrilleros, quienes carecían de casi todo y, aún así, muchas veces nos daban cosas a nosotros. Así comenzamos a compartir y esa fue la razón por la cual campesinos y Ejército Rebelde se convirtieron prácticamente en uno, recuerda.

La Revolución –dijo- significó un grandísimo paso de avance que cambió totalmente la vida en nuestro país, donde actualmente todas las personas tienen los mismos derechos, antes vedados para la mayoría del pueblo, y principalmente para la clase campesina y pobre.

Solo el Comandante en Jefe Fidel Castro pudo ser el artífice de algo tan insólito como el hecho de que un grupo musical estuviera en el frente de batalla, pues él quería tirarle al enemigo con todo tipo de arma, incluyendo la ideológica; algo que, como consecuencia de nuestra ignorancia, no éramos capaces de comprender, señaló.

Relató que así nació un gran equívoco, porque ellos querían fusiles para también poder enfrentarse a los soldados del ejército de Fulgencio Batista, cuando no estuvieran tocando música, y ante las reiteradas solicitudes tramitadas a través de su padre, Osvaldo Medina, y de Celia, Fidel les mandó a decir que la mejor arma de la sierra la tenían ellos.

Imagínese, nosotros nos pusimos muy contentos, porque nos iban a dar un arma, que se llamaba ideológica, y además era muy buena; y así comenzó la espera, haciendo todo tipo de conjeturas sobre las características y potencia del artefacto, pero el tiempo pasó y pasó, y el arma ideológica nunca llegó, refiere sonriente Medina Muñoz.

Así llegó el triunfo de la Revolución, nos mandaron a estudiar y fue entonces que, cuando alcanzamos el quinto y sexto grados, estuvimos en condiciones de comprender que la famosa arma ideológica la tuvimos desde el principio, resaltó.

Que un dirigente creara una agrupación para mandarla a pelear fue algo sorprendente y único. Cuando se amplificaba la música en el frente de batalla los enemigos se quedaban hasta tres horas sin disparar siquiera un tiro, y eso no tiene precedentes en la historia, agregó.

Luego de casi 60 años, el Quinteto sigue brindando su música como fuente de recuerdos, pasión y amor a Cuba. Algunos de los fundadores ya no están, pero la agrupación mantiene sus esencias.

Eugenio Medina, uno de los fundadores de la legendaria agrupación integrada por campesinos de La Plata, donde estuvo enclavada la Comandancia General rememora aquellas jornadas para la periodista Marisela Presa, de Radio Bayamo:


Contenido relacionado