El Médico y la enfermera de la familia a 33 años de su creación

5 de enero de 2017

La simiente plantada  el 4 de enero de 1984 en la barriada habanera de Lawton  con el primer Consultorio del Médico y la Enfermera de la Familia, no solo germinó, sino que ese árbol creció, floreció, dio sus frutos y las semillas fueron esparcidas por todo el país.

Hoy este programa se ha convertido en un bosque que a lo largo y ancho de nuestro archipiélago, cobija a la población residente en  su comunidad y se extiende además a centros laborales y estudiantiles con su atención a estos.

El revolucionario programa en sus inicios tuvo sus detractores, incomprensiones, pero también –los más-  defensores de algo nuevo que se gestaba y que era fruto de nuestra Revolución, lo que además de autóctono y necesario lo hacía revolucionar  el sistema de salud, idea del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz.

La especialidad de Medicina General Integral en diferentes grados no se hizo esperar en las aulas universitarias y los jóvenes galenos  recién graduados comprendieron de inmediato la importancia de no solo al finalizar la carrera sino al iniciar la misma aspirar a ella.

Los resultados son ostensibles. La reducción de la mortalidad infantil y materna, la elevación del promedio de edad de la población y de la calidad de vida de esta, a la vez que una mayor cultura higiénica y sanitaria, de hábitos alimentarios, entre otros aspectos, han sido logrados y constituyen ejemplo a seguir por otros países.

El revolucionario método asombra a muchos en el mundo y a instituciones de la salud  donde no se entiende cómo Cuba, un país pobre y bloqueado por la mayor potencia del orbe puede dedicar tantos recursos a un programa como este.

Nuestro país ha demostrado con ello que se puede hacer mucho con poco cuando existe voluntad política, se piensa en el pueblo y en este se cuenta con los valores humanos suficientes para emprender tamaña tarea, enriquecerla, perfeccionarla, revolucionarla.

Hoy, a 33 años de creado el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, Cuba proyecta al mundo la experiencia alcanzada, no con teorías, sino con miles de galenos cumpliendo con amor,  dedicación, entrega, el deber ser útiles, allí, donde sea más necesario, en cualquier parte del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *