Ana Betancourt Agramonte nació en Puerto Príncipe el 14 de diciembre de 1832, hija de Diego A. Betancourt y Angela Agramonte. Recibe la educación típica de la hija de una familia acaudalada de la época: religión, labores de costura, bordado, tejido, música y economía doméstica. A los 22 años se casó con Ignacio Mora de la Pera, hombre culto de ideas avanzadas, que la ayuda a despojarse de los prejuicios de las mujeres de esos tiempos y le enseñó idiomas, historia, gramática. Al producirse el levantamiento de Las Clavellinas, su situación en la ciudad de Puerto Príncipe se hace muy difícil por el conocimiento que tenían los españoles acerca de sus actividades revolucionarias, por lo que al saber de su posible arresto escapó al campo insurrecto. Al celebrarse la Asamblea Constituyente de Guáimaro, adelantándose a su tiempo, se escucha su voz en defensa de la igualdad de derechos políticos y económicos de la mujer. Permanece junto a sus esposo gravemente enfermo, y después del incendio de Guáimaro va hacia la manigua, donde realiza vida de campaña. En 1871 es sorprendida, junto a su esposo; ella fue capturada y enviada presa a La Habana. Por gestiones de un familiar logra embarcar a Estados Unidos, donde permaneció un año; después viajó a Jamaica, a El Salvador y regresa a Jamaica, donde conoce de la muerte del esposo. Regresa a Cuba después del Pacto del Zanjón. Conspira de nuevo y es deportada otra vez, prometiendo no regresar hasta que Cuba no fuera libre e independiente. Viaja a Madrid donde conspira y localiza algo valioso para ella: el Diario de Campaña de su esposo. Establece contacto con Calixto García y le envía los pocos fondos que posee para la nueva revolución que se gesta. Durante su estancia en España informa de la salida de las tropas españolas de la península a los emigrados. Sostiene un dialogo epistolar con su sobrino y colaborador de Martí, Gonzalo de Quesada y Aróstegui. Fallece en Madrid el 7 de febrero de 1901, cuando se disponía a regresar a Cuba. Sus restos fueron trasladados a La Habana y luego Guáimaro, donde reposan actualmente.


Contenido relacionado