Con un proceso tecnológico acorde con las exigencias ambientales y de calidad industrial, la Unidad Empresarial de Base Camaronera del litoral sur, Calisur, trabaja a tono con la implementación de la Tarea Vida.

La entidad productora de camarón de cultivo, está ubicada en el acuífero costero comprendido entre punta Viramas y la ciudad de Manzanillo, una de las áreas identificadas como priorizadas en el territorio oriental, a partir de los estudios del Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático.

Según las investigaciones rectoradas por la delegación provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, se trata de una zona costera desprotegida, que enfrenta el riesgo de la intrusión salina, la cual podría comprometer el desarrollo futuro de importantes renglones económicos en el área, como el arroz y la propia camaronicultura.

En tal sentido, Roberto Guisado Reyes, jefe del grupo de calidad de la entidad, dijo a la prensa que actualmente no presentan afectaciones de ese tipo, pero conscientes del peligro, proyectan inversiones y un programa de desarrollo encaminados a evitarlas.

Explicó que en Calisur se prioriza el cumplimiento de las regulaciones del CITMA, aplican medidas de seguridad biológica contra enfermedades, y monitorean de forma constante el estado de salud de los crustáceos durante todo el ciclo de cría artificial.

Igualmente informó que mantienen estricta observancia sobre la calidad del agua y las buenas prácticas establecidas, tanto para el cultivo como en el procesamiento industrial, todo con el objetivo de lograr producciones seguras y prolongar al máximo la vida útil de la camaronera.

Para el éxito de esa labor es fundamental la buena preparación de todos los trabajadores, quienes reciben la capacitación requerida ante cambios tecnológicos, introducción de nuevas técnicas o procedimientos, agregó.


Contenido relacionado