SANTIAGO DE CUBA.- Una exhortación a mantener la preparación ante la ocurrencia de temblores de tierra en medio de la notable baja de la sismicidad hizo hoy el doctor Enrique Arango, vicedirector técnico del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais).

En declaraciones a Prensa Latina, el experto remarcó que en el 2018 no se registró ningún terremoto de magnitud mayor a cuatro en el territorio nacional, una situación que se remontó a enero del 2017 tras una serie reportada en la zona de Uvero, del municipio costero y montañoso de Guamá, en la franja suroriental.

Afirmó que desde el 2014, con la decena de eventos durante septiembre en el municipio de Imías, en la provincia de Guantánamo, el seguimiento minucioso de ese comportamiento arrojó la situación anómala del primer mes del 2016 en el área de Mar Verde, que mantuvo en vilo a los santiagueros.

El último sismo mayor a cuatro fue el del 9 de noviembre del 2017, localizado al suroeste de Cabo Cruz en el extremo suroriental de la provincia de Granma, enfatizó Arango al precisar que en el sector sur de Oriente, entre Pilón e Imías, no ocurre uno de esa magnitud desde el 25 de abril del 2017.

Eso quiere decir, apuntó, que son dos años sin ese registro en esa zona, donde se ubica la mayor sismicidad en la geografía nacional, y el último temblor perceptible fue el 10 de noviembre del 2018, ubicado al sur de Baconao, con lo que suman seis meses sin esa circunstancia.

Dijo que las personas esperan enero como el mes de esa alza como sucedió en 2016 y 2017 y aunque la medición de los sismos no es anual como en los casos de otros fenómenos naturales, sino que es por ciclos, es anómala esa tranquilidad en toda esta etapa.

Subrayó el científico que la red de estaciones del Servicio Sismológico Nacional ha crecido en cantidad y calidad tecnológica en décadas recientes, lo cual permite un monitoreo eficaz que sigue al detalle los movimientos telúricos a lo largo y ancho del país.

Ante el riesgo de que las autoridades y la población puedan considerar esa aparente serenidad como un hecho favorable, el subdirector técnico del Cenais insistió en la mayor precaución posible y la observación de las medidas orientadas, máxime ante la imposibilidad de una predicción de esos fenómenos.


Contenido relacionado