LA HABANA.- Un taller internacional de preparación y capacitación sobre la refrigeración y el aire acondicionado comenzará mañana en el Hotel Nacional de Cuba, y se extenderán hasta el jueves con la exposición de experiencias de varios países latinoamericanos.

Al encuentro se prevé asistan especialistas del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), procedentes de Colombia, Canadá, Cuba, Brasil y Canadá, entre otros, informó a la Agencia Cubana de Noticias el Doctor en ciencias Nelson Espinosa Pena, director de la Oficina Técnica del Ozono (OTOZ) y presidente del Comité organizador del evento.

Añadió que las presentaciones están relacionadas con el Proyecto de implementación de Enmienda de Kigali y la  eliminación  gradual del uso de  hidrofluorocarburos (HFC) en el mundo.

Una iniciativa de este tipo, contenida en el Protocolo de Montreal, es objeto de negociación desde  2009, pero el 15 de octubre de 2016 las 197 partes de ese acuerdo firmaron la llamada Enmienda de Kigali, capital de Ruanda, en el este de África, en pos de reducir el empleo paulatino de los HFC, de acuerdo con la misma fuente.

Según el programa, en el acto de apertura de la cita deben intervenir Soledad Bauza, representante residente del PNUD en Cuba, y Fidel Santana Núñez, viceministro de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

Las presentaciones incluyen la guía para la aplicación de la Enmienda de Kigali y su política, el cronograma  acordado con vistas a disminuir las emisiones y la capacidad de mitigación, la legislación complementaria, situación de la ratificación y el proceso de mitigación en varios sectores.

Igualmente, los servicios y el uso seguro de los refrigerantes naturales, aspectos de seguridad, estándares, estrategias de recuperación, reciclaje y regeneración, estrategia de capacitación y certificación, requerimientos de capacitación y entrenamiento.

Cuba recibió en 2017 en Canadá el Premio de Ozono, el mayor estímulo del Protocolo de Montreal para controlar y eliminar la producción y el consumo de sustancias agotadoras (SAO) de esa especie de sombrilla, que preserva al planeta contra las radiaciones nocivas del Sol.

El Doctor en ciencias Nelson Espinosa Pena, director de la OTOZ, acogió el reconocimiento en la XX Reunión de las Partes, la cual sesionó en Montreal en noviembre de ese año, con motivo de las tres décadas del citado protocolo.

Tal estímulo es conferido cada 10 años, uno por cada región del mundo, a personalidades y a organizaciones destacadas en el cumplimiento de sus compromisos con el mencionado documento.

Cuba es signataria del Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono (1985) y del Protocolo de Montreal, relacionado con el control y paulatina eliminación de la producción y el consumo de productos químicos industriales, dañinos al medio ambiente.

La OTOZ concluyó un inventario para conocer al detalle la existencia  de los gases Hidrofluorocarbonos (HFC) e Hidroclorofluorocarbonos (HCFC), presentes en los aparatos de aire acondicionado, de clima y refrigeración, spray, espumas y solventes.

También se labora en la eliminación progresiva de los HCFC, una de las sustancias más nocivas a la capa protectora de la atmósfera y un potente gas de efecto invernadero.

Para 2020 se busca reducir en el país en un 35 por ciento,  aunque en el mundo está previsto que esto suceda hacia el  2040, según la misma fuente.

Uno de los resultados de la OTOZ, creada hace 23 años, consiste en la abolición del Bromuro de Metilo, en particular en cultivos protegidos como el tabaco, y de los clorofluorocarbonos en la refrigeración doméstica.

La capa en cuestión está ubicada en el anillo exterior de la Tierra entre 15 y 50 kilómetros de la estratosfera, y sirve de escudo al planeta contra las emanaciones solares, que dañan el sistema inmunológico, la vista, la piel, y en general la vida de los seres humanos.


Contenido relacionado