Celia en el recuerdo de toda una Isla

11 de enero de 2017

Demasiado pronto fue aquel 11 de enero de 1980 cuando se nos privó del «alma» de la Revolución hecha mujer, de la guerrillera de la Sierra y el llano, de la heroína incansable, de la flor más autóctona…, de la Celia nuestra.

Demasiado pronto llegó aquel fatídico día para arrancarnos impunemente a la Celia delicada por naturaleza, rebelde por convicción, martiana por herencia y revolucionaria por amor a la justica y a la libertad.

Demasiado pronto, sin dudas, se nos escurría la presencia física de quien pasó a ser, en época de guerra, Norma, Lilian, Carmen, Caridad y hasta Aly, pero al final siempre Celia, la niña traviesa, la joven osada, la combatiente generosa y la dirigente atenta y humana de la Cuba socialista.

Pero, lo que no pudo la muerte fue llevarse el recuerdo imborrable de su entereza y del ejemplo que forjó desde la niñez, cuando de la mano de su padre, un honorable médico del poblado medialunero en Granma, Celia escalara sin pesar, el punto más alto de la geografía granmense para colocar allí un busto en honor a nuestro héroe Nacional, José Martí.

Y lo que no pudo, ni podrá borrar el tiempo, es el legado de una Celia que cambió la vida tranquila del campo por un traje de verde olivo y los riesgos de la lucha.

La misma Celia, que escondía tras una frágil apariencia de joven delgada, un combatiente más, que dormía a la intemperie en el monte bravo, que caminaba a la par de las columnas, que ingeniaba brillantes soluciones, que recopilaba en pequeños trozos de papel las memorias de la guerra y que por demás, resistía las penurias como sus compañeros encargándose también de su tratamiento médico y alimentación.

La misma Celia de cuyas valerosas manos salían uniformes de verde olivo y diminutos mensajes camuflados dentro de cigarrillos para los sobrevivientes del asalto al Cuartel Moncada.

Cuentan de aquella muchacha callada y modesta no le temblaron las manos a la hora de cortar su hermosa cabellera, para con los 25 pesos que le ofrecía una peluquería, contribuir al Movimiento 26 de Julio.

Y no por ello dejó de ser bella, porque la suya era una hermosura que emanaba del alma, esa alma que tuvo siempre de compañera, amiga, hermana y madre de muchos rebeldes.

Tampoco es posible olvidar, este 11 de enero, que Celia desde su ternura infinita, supo también conducir los hilos de la nación de 1959, al desarrollar importantes misiones como Secretaria del Consejo de Estado, Diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular y promotora de la creación del pelotón femenino Mariana Grajales.

Y es que sencillamente, Heroína de la Sierra y el Llano, la flor más autóctona de la Revolución, o simplemente Celia, su presencia permanece siempre viva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *