Café mambí, una tradición bayamesa

14 de noviembre de 2014

Por Lourdes Pérez Navarro

En esta plaza se entonaron por primera vez el 20 de octubre de 1868 las notas de la marcha guerrera La Bayamesa, devenida Himno Nacional cubano.

Para nativos y visitantes, pasar por el restaurante La Bodega, una de las construcciones más antiguas de la ciudad de Bayamo, en la Plaza del Himno, y no tomarse un café mambí, resulta imperdonable.

El rico e inconfundible aroma convida a pasar a esta instalación construida a finales del siglo XIX y que recrea en su configuración valores históricos, culturales y simbólicos expresivos de la arquitectura colonial cubana: techos de madera, tejas criollas y paredes de ladrillos.

El olor del aromático grano recién tostado conduce al visitante por un pasillo que desemboca en un criollísimo patio con sus mesas y sillas rústicas, una fuente empotrada en la pared y macetas con hermosas plantas.

En una esquina se desarrolla una ceremonia singular. Vestida impecablemente de blanco, con ropas a la usanza de la época colonial y cubierta la cabeza con un turbante, Leopolda Salas prepara pilón, colador y jícara para hacer y servir el café mambí.

A la vista de quienes ansiosos esperan para degustar la sabrosa infusión, Pola, como cariñosamente la llaman, echa el grano tostado en el pilón y empieza a triturarlo con un largo madero, al ritmo de una tonada que, junto a ella, canta un trovador, guitarra en mano.

Mamá Inés, como también la ha bautizado el pueblo, deposita el polvo en un largo colador -que algunos llaman la media- y vierte agua hirviendo, como solían hacerlo sus ancestros. El oscuro líquido empieza a salir con su característico aroma que convida a beberlo.

El café se sirve entonces en jícaras y se endulza con miel, empleando en el ritual rústicas vasijas confeccionadas a partir de la güira, el coco o el bambú, como lo hacían los mambises en la manigua, cuando a finales del siglo XIX se enfrentaban, por la independencia de Cuba, a las tropas españolas.

Para Pola, nacida en Río Cauto y residente en Bayamo, el café mambí gusta mucho por sus peculiaridades y “porque lo hago con mucho amor”, aseguró a Prensa Latina.

A juzgar por la expresión de los rostros y las palabras de elogio, a todos les gustó la infusión preparada y servida por Mamá Inés, ese café mambí que deja en el paladar un gusto a manigua y en la memoria un perdurable recuerdo de las tradiciones bayamesas.

RICO PATRIMONIO HISTÓRICO

Bayamo es, ante todo, la cuna de la nacionalidad cubana y muestra al nativo y al visitante un rico patrimonio histórico y cultural, atesorado durante sus cinco siglos de existencia.

El 5 de noviembre de 1513 el Adelantado de la Isla de Cuba, Diego Velázquez, fundó en el oriente del país a San Salvador de Bayamo, segunda villa colonial después de la primigenia Baracoa, que pronto prosperó con el empuje de la ganadería, la caña de azúcar y el comercio de contrabando.

Aquí el 20 de octubre de 1868, luego de la toma de Bayamo por las tropas de Carlos Manuel de Céspedes, quien 10 días antes había iniciado la guerra para independizarse del colonialismo español, el patriota Perucho Figueredo compuso la letra de la Bayamesa, luego devenida Himno Nacional, que de inmediato fue acogido y entonado por el pueblo.

En esta villa, el 27 de marzo de 1851, al pie de la ventana de la casa de la joven Luz Vázquez, se cantó la primera canción romántica cubana, conocida como La Bayamesa, escrita por José Fornaris y con música de Céspedes y Francisco del Castillo.

Aún se mantiene en pie el pórtico del primer cementerio a campo abierto que existió en Cuba “para algunos el más antiguo de América”, que fue traspatio de la iglesia de San Juan Evangelista, erigida en 1702.

El 24 de abril de 1740 se inauguró la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores, que sobrevivió a la devastadora quema que redujo la ciudad a las ruinas el 12 de enero de 1869, un gesto de patriotismo de los bayameses que prefirieron dejar de ser antes que entregar la ciudad a los españoles.

El retablo de esta capilla, de estilo barroco, tallado en madera de cedro y laminado en oro, es fiel exponente de la arquitectura colonial cubana y todavía muestra su belleza, amparada en el espacio que ocupa la actual catedral del Santísimo Salvador de Bayamo.

En este recinto se interpretó por vez primera la música del Himno Nacional y en 1869, en el atrio de la edificación y en presencia del Gobierno en armas, se bendijo la bandera que enarbolaron los mambises en la llamada Guerra de los Diez Años.

Esta ceremonia quedó perpetuada para la historia en un óleo de grandes dimensiones pintado por el dominicano Julio Desangles y expuesto en el arco de la nave principal de la iglesia, única pintura de tema patriótico en un templo católico cubano.

Entre sus peculiaridades, el actual municipio y capital de la provincia de Granma, posee la primera Plaza de la Revolución que tuvo Cuba, la cual hospeda las estatuas de Perucho Figueredo y Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, quien la llamó de esa manera.

La ciudad es considerada también cuna del ajedrez en Cuba y América, donde se registró la primera partida del llamado juego ciencia en la primera mitad del siglo XVI, una actividad de la cual disfrutan los bayameses en la actualidad.

Viajar en coches tirados por caballos por las calles de la localidad es otra de las tradiciones que se mantienen en la preferencia de los bayameses, al punto de ser utilizados tanto para el transporte habitual como en fiestas populares y ceremonias nupciales.

Recorrer el centro histórico urbano, declarado Monumento Nacional el 10 de octubre de 1978, es un viaje a la génesis de la cubanía, que se puede palpar lo mismo al caminar por las calles empedradas como al visitar los varios museos, entre ellos el de la casa natal de Céspedes, el inmueble de Perucho Figueredo y la Casa de la Nacionalidad Cubana.

Pero esta villa no está detenida en el tiempo. Así lo muestran el Paseo Bayamés General García, donde se conjugan elementos coloniales con otros de la modernidad; el Museo de Cera, único de su tipo en el país, donde se expone a tamaño natural a personalidades de la historia y la cultura cubanas; o la Maqueta de la Ciudad, un prototipo en miniatura del Bayamo actual.

Contenido relacionado
  1. Bella imágen de nuestra catedral y sus alrededores, no son pocos los sitios de nuesra ciudad que pueden ser visitados y que son orgullo de los bayameses, como se destaca en el escrito del paseo, además de la cuadra de excelencia, la plaza de la patria,la escuela de arte,el hermosísimo reparto Granma(Polígono), las entradas de la ciudad, el balneario o vegas del río Bayamo con sus restaurante criollo, golfito, parque de diversiones y otros, se que seguiremos avanzando y conservando nuestra ciudad, orgullo de cuba, para que las futuras generaciones tengan el privilegio de conocer y enseñar a Cuba y el mundo un ciudad héroe al incendiarla y héroes cuando seamos capaces de rescatarla y hacerla mas hermosa.VIVA BAYAMO; VIVA CUBA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *