Hoy se conmemoran nueve años de la partida física del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, un hombre todo leyenda por su valor a toda prueba, su cubanía indiscutible, protagonista de aquella célebre frase de “Aquí no se rinde nadie c…” que el general Willliam Gálvez atribuía en sus libros al Señor de la Vanguardia y tuvo que ser el propio Raúl el que rectificara la historia…

Almeida, el Comandante entrañable fue héroe de las tres epopeyas cubanas del siglo XX: El Moncada, el Granma y la Sierra Maestra , sin embargo, no fue solo el heroico combatiente guerrillero, fue también un apasionado e incansable creador.

Autor de una docena de libros, obtuvo el premio Casa de las Américas 1985 por Contra el agua y el viento, testimonio basado en los hechos acontecidos por el paso del ciclón Flora, en octubre de 1963, por la Isla. Una obra conmovedora que narra magistralmente el trayecto desde La Habana de una cuadrilla de helicópteros al frente de la cual viajaba, siendo entonces Jefe de la fuerza Aérea cubana.

El panorama desolador que el paso del ciclón había dejado se imbrica con sus recuerdos sobre otros momentos duros para Cuba como los sabotajes contrarrevolucionarios, la invasión de Bahía de Cochinos y la Crisis de Octubre.

Pero fue además el autor de más de 300 composiciones musicales en las que incursionó en los más variados géneros…y aunque la más conocida por todos sea La Lupe, destacan aquellos de música popular bailable como “Déjala que baile sola” y “Dame un traguito”, esta última interpretada magistralmente por la Original de Manzanillo…

Y en este 11 de septiembre, fecha de tristezas multiplicadas…recuerdo el Chile de 1973 en que por derrocar al presidente Salvador Allende una junta militar sembró el dolor y la muerte por más de 20 años en ese largo país.

Recuerdo también a las miles de víctimas inocentes que ocasionó el derribo de las torres gemelas del World Trade Center en la ciudad de Nueva York y sobre todo recuerdo a este habanero humilde nacido en el barrio de Los Pinos que tanto hizo por Cuba, por su pueblo y su cultura.

Hoy su hijo JG, heredero del legado musical del padre, se siente su deudor, a él debe haberlo iniciado en las pasiones del arte., porque como dijo en reciente entrevista: “Siempre quiso que yo fuera músico”.


Contenido relacionado